RETORNOS Y EXPECTACIONES


*Columna en El Mercurio de Antofagasta

Frente al relevo alcaldicio, que significará el retorno de la vieja política local, los tocopillanos (a saber que los antecedentes históricos son suficientes para tener una actitud pesimista) invocamos optimistas (aunque para ello debamos prescindir de la memoria) a que en esta nueva etapa impere la transparencia y probidad de la gestión local. Asimismo demandamos un municipio que genere proyectos serios y de largo aliento (aunque nunca supimos el proyecto de ciudad que se tenía). Como así también instancias que mejoren nuestra cotidianidad y calidad de vida, con una administración adecuada de los recursos del municipio más pobre de la región.

Si bien el resultado electoral fue un castigo para la gestión anterior (por efecto de problemas administrativos y por particularidades discursivas), los vecinos imploran a la sensatez y no a la vociferación vacua y estéril. Simplemente, no queremos volver a esa ciudad seca, sucia, con departamentos municipales desordenados y desconectados con los intereses de la población. Mucho menos genuflexiones ante las grandes empresas que contaminan y maltratan a sus trabajadores o excusas eternas por la gestión anterior. Aunque sabemos que las deudas son voluminosas, se debe partir por no generar una maquinaria de empleabilidad para pagar favores.

La ciudadanía ya no es la misma, ahora es más opinante y sabe agenciar protestas y manifestaciones cuando los diálogos se quiebran. Esperamos que no se desarrollen esas instancias de presión y violencia, aunque dichos procesos son antecedidos por las violencias de la sordera política, la corrupción, por tomar partido en contra de la comunidad. Deseamos no ver tan rápidamente el arrepentimiento comunitario ante las decisiones electorales. 



Ver: http://www.mercurioantofagasta.cl/impresa/2016/11/27/full/cuerpo-principal/15/

Comentarios