ISMAEL BUGUEÑO


Ismael Bugueño fue un artista autodidacta tocopillano, escultor y modelista a escala de reconocidas obras ubicadas en distintos puntos del plano urbano local. 

Muchos dirán, quién fue Ismael Bugueño; para describirlo es mejor nombrar algunas de sus obras más notables: El León, la Virgen del Rincón de Dios, el Moai, las esculturas de Los Dos Leones, el libro de partituras musicales ubicado frente al Liceo Domingo Latrille, entre otras. Todas ellas obras construidas con distintos materiales, siendo la década de 1970 y 1980 el momento de mayor expresión. 

Se trató de un Guardia de Seguridad que como artista autodidacta también dedicó sus ratos libres a confeccionar diversos juguetes, dibujos y distintos artefactos para sus hijos y amigos, muchos de esos artefactos fueron construidos con distintos materiales reciclados. 

Todas sus obras no llevaron su firma, por ello existe un gran desconocimiento en cuanto al autor. No obstante, muchas de ellas se transformaron en postales típicas del puerto, por ejemplo El Moai, escultura que mirando al oeste dialoga con el Pacifico y constituyó una plazoleta que ofrece una de las mejores panorámicas de la bahía tocopillana. 

Otras de sus obras representan iconos de la religiosidad popular, como la Virgen del Rincón de Dios, escultura situada en un cerro y sobre una antigua torre del andarivel (1922) que conectaba la antigua mina La Depreciada y la Compañía Minera.

Otras obras se transformaron en referentes simbólicos para distintos tipos de actividades, por ejemplo El León, obra cimentada por petición del Club de Leones en 1975. Réplica de felino que se halla sobre una gran roca en la entrada norte de Tocopilla. Este León se constituyó como referencia comunitaria para el inicio de marchas y caravanas de distintas motivaciones, especialmente las manifestaciones políticas. En ese León fueron recibidos distintos candidatos presidenciales y personalidades políticas de la nación. Particularmente al momento de la llegada de la democracia se constituyó como referencia de aglomeración para las campañas del plebiscito, para el desarrollo de las primeras marchas, las primeras caravanas, manifestaciones que se extienden hasta el día de hoy. 

Ismael Bugueño desarrolló su obra comunitaria que es notoria, pero el hombre fue invisibilizado. En ninguna parte hallamos su nombre. Las esculturas quedaron con un gestor prácticamente anónimo que falleció en el 2015 a los 99 años de edad. 

Foto: Ismael Bugueño con una réplica de un barco mercante que lució hasta el año 2007 en el mausoleo de la Sociedad Mutualista de Jubilados y Montepiados de la Caja de la Marina Mercante Nacional- Sección Triomar de Tocopilla.

Comentarios