BLANQUEAMIENTOS, "PALMERIZACIONES", DISFRAZ Y HAWAII







En etapa de licitación de las obras por parte de la Dirección Regional de Obras Portuarias del Ministerio de Obras Públicas se encuentra el esperado proyecto de construcción de la nueva playa artificial El Salitre de Tocopilla, más conocida como Playa El Panteón.

El proyecto tiene una inversión superior a los 5.500 millones de pesos y está diseñado para potenciar el desarrollo turístico de la comuna a través del mejoramiento de la infraestructura y paisajismo del borde costero, lo cual mejorará significativamente dicho sector y lo potenciará como una nueva zona turística de esparcimiento y reunión para la familia.” Indica La Estrella de Tocopilla el sábado 30 de enero 2016.

Interesante propuesta. Sin embargo, siempre he notado una tendencia a la "hawaiinización" de ciertas proyecciones paisajísticas, expresada en la cantidad excesiva de palmeras exóticas: vegetación foránea que no resiste los tipos de suelos y ambientes del medio desértico costero.

Del mismo modo, nos llama la atención la ausencia de un programa de conservación de la playa, o de renovación de arena a razón de hallarse en una bahía altamente polucionada por efecto de las actividades termoeléctricas a escasos kilómetros, además de las cuantiosas toneladas de carbón depositadas a la intemperie en la misma punta de la Península Algodonales: significativo emisor de partículas contaminantes.

Entonces, al pasar, nos preguntamos: ¿Qué grado de fidelidad tendrán éstas imágenes, éstas proyecciones, con la imagen real al momento de inaugurar la playa?

Cuando planten esas palmeras y alcancen esas “altura” en largos años, la arena estará en las mismas condiciones? ¿O serán palmeras compradas con la altura hermosamente simétrica que se presenta la proyección?

Interesante es saber hasta cuándo operarán las imágenes proporcionadas por el cine o por las playas caribeñas a realidades totalmente diferentes. Una playa tropical en el desierto de Atacama, una colonización, también, de la estética caribeña. 


 Por qué los arquitectos o paisajistas siempre están jugando al disfraz (ilusión) arribista de las ciudades queriendo instalar una realidad paisajística foránea y descontextualizada? 


Comentarios