EL BLOG Y LA ARTICULACIÓN CON HISTORIAS FAMILIARES EXTRANJERAS




En 1914, año en que llegó The Chile Exploration Company a Tocopilla, la termoeléctrica gringa quiso expulsar a muchos de los pobladores que vivían en los sectores aledaños, entre ellos el Hotel Miramar, conocido como Los Baños Zavala.

Finalmente la termoeléctrica presionó al gobernador Víctor Gutiérrez y le expropiaron el terreno a Doña Esperanza Silva, acusando que “ el objetivo de los Baños ha desaparecido con motivo de las grandes instalaciones de la planta eléctrica que ha hecho alrededor la Chile Exploration y los Baños se han convertido en cantina. Estimo que ha llegado el caso de ponerle termino á la concesión. El expendio de bebidas alcohólicas tiene en ese caso especial, mucho mayor gravedad, porque la cantina se halla á un paso de la gran faena con numerosos operarios, que acuden con una gran facilidad á beber i á mal gastar su dinero. Con el mérito de estas consideraciones ruego á Us. Solicitase del S. Gobierno la caducidad de la referida concesión.” (Archivo Gobernación de Tocopilla, carta confidencial, 12 de junio 1916).

Finalmente, doña Esperanza se fue empobrecida desde Tocopilla. La hija del matrimonio Zavala-Silva, se casó con un inglés: George Snow, quien estaba trabajando en Tocopilla.

El 22 de septiembre 2015 pude reunirme con un bisnieto de Doña Esperanza Silva de Zavala, Alan junto a su esposa Elaine Griffiths, residentes en Swansea UK. Emocionados pudieron mirar el lugar en donde estuvo emplazado el hotel Los Baños Zavala en la Península Algodonales. Y por fin pudieron cerrar un círculo familiar y poder conocer la tierra de la cual tanto escucharon hablar en Gales.

Es uno de los tantos casos de familiares que vienen a la tierra de sus antepasados, quienes nunca dejaron de hablar se Tocopilla, entre ellos: Ricardo Gho que buscaba las casas que construyó su abuelo italiano; el Caso de Holley Peterson que vino desde New Jersey a ver el lugar en dónde trabajó su abuelo sueco. Y tantas otras personas que desde varios lugares de Chile y el mundo han venido al puerto.


También está la historia de Mercedes Curtoni que vino desde Buenos Aires a conocer la tierra de donde sus abuelos italianos instalaron La Esquina Verde. Mercedes escribió en Facebook: “Hace unos 26 años me acompaña un texto de Kusch que habla de cruzar fronteras, es el que me motivó a conocer e ir una y otra vez a la Quebrada de Humachaca, luego a Bolivia, siempre con una frontera nueva para trascender, siempre buscando...
Hace unos meses "descubrí" que mi abuela había nacido del otro lado de la cordillera, a la altura de la Quebrada, no podía creerlo...puse en internet el nombre del lugar, y era la salida al mar que había tenido Bolivia y que después pasó a ser de Chile, poco antes de mi bisabuelo fuera a instalarse allí... busqué el nombre del negocio que tenía, y dí con un historiador que un mes antes había publicado un libro sobre las migraciones en Tocopilla, con todos los datos q necesitaba, ubicación del negocio, fechas, foto, contexto, todo la historia que estaba buscando!!!! no podía creer lo que estaba pasando... yo que no entendía de dónde venía mi fascinación por la cultura andina, por ese lugar, y vengo a descubrir que mis antepasados habitaron allí por más de 25 años! Sentí que tenía que ir, demasiadas sincronías... fueron unas 80 horas de viaje por tierra entre la ida y la vuelta, cruzar el desierto más árido del mundo, con unos paisajes impensados para mí... y llegué, vi, sentí la energía de ese lugar donde es realmente muy lindo estar... la montaña cerca, el sonido del mar y de muchas aves... una ciudad pequeña, de muchos colores, donde no llueve nunca y con un ritmo muy tranquilo y gente muy amable...”

He tenido la dicha de mostrarles a cada uno de ellos los lugares y rincones para articular las memorias, la historia local, y participar de tan emotivos momentos que marcan la biografía de todos nosotros.

Comentarios