DOMINGO LATRILLE ¿INGENIERO?


En 1836[1] se realiza en Francia un censo en donde es encuestada la familia Latrille. 

En ese censo se indica que François Latrille (el padre de Domingo Latrille) tenía 45 años, y su esposa Marguerite tenía 45, Jean Silvestre 23, Jean 22, Dominique (Domingo) 18, Roch (Jean Roch) 16 y Euphrasie (Françoise Euphrasie) 3 años de edad.

De acuerdo a las descripciones extraídas de los documentos,  François, el padre de Domingo Latrille, era un peintre; Marguerite, la madre, al no ser descrito su trabajo, especulamos que su labor era dueña de casa; Jean Silvestre, peintre; Jean, peintre; Dominique y Roch (Jean Roch) eran commis marchands, entendido como empleados vendedores.

En base a lo contado por genealogistas franceses sobre lo conceptuado como commis marchand, no podemos evitar pensar que la familia poseía una mercería especializada en vidrios y pinturas, la cual, además, proveía mano de obra. En ese tenor, a la usanza francesa, salían a instalar los vidrios que vendían y a pintar casas, departamentos y edificios con las pinturas que el mismo negocio proveía.

Sobre las labores y formación académica de Domingo Latrille, la historiografía tradicional chilena y también boliviana lo ha descrito, entre otras cosas, como un hombre de “preparación destacada y carácter emprendedor” por Bermúdez[2] o como  un “ingeniero” por Collao[3]. Otros autores, lo describen como “el industrial francés Domingo Latrille” como es el caso de Arce[4] y reseñado como “pionero” por Enrique Agullo Bastías[5]. Antes que todas estas descripciones, en algunos documentos del Estado boliviano, se habla del “contratista Latrille”, tal como es el caso hallado en los documentos (compilados en 1871) que se emitieron entre el súbdito del Imperio de Brasil, el Sr. Pedro López Gama y el gobierno de Bolivia con sede en Cobija. López Gama también fue “contratista en la esplotación y esportación de guano del litoral de Bolivia”.[6]

No obstante en sus orígenes, a través de censos[7] hemos advertido que Domingo Latrille era un empleado vendedor en el negocio de vidrios y pinturas de su padre.

Sobre la distinción dada por Juan Collao, quien lo define como un “ingeniero”, definición que ha prevalecido durante décadas y décadas en la historia de Tocopilla, importante es considerar que, para dimensionar la educación formal de Dominique en su contexto histórico, tenemos que recordar que un gran porcentaje de la población europea de aquella época poseía limitados conocimientos de la lectura y la escritura de sus lenguas. Además, en la Francia del siglo XIX la educación formal existía primordialmente para niños de 6 a 13 años, y para aquellos cuya situación económica les permitiera educarse.

En base a lo hallado y evidenciado, dudamos del carácter de “ingeniero” atribuido a Domingo Latrille por los historiadores  chilenos, porque dudamos que una familia de pequeños comerciantes haya tenido la capacidad económica de enviar a uno de sus hijos a la universidad, institución sectariamente reservada a la elite y a la monarquía europea. Paralelamente, debemos mencionar que recién en el siglo XIX se logrará en toda Europa la normalización de las ciencias en las aulas universitarias. Sobre todo en los cuatro ejes educacionales restringidos: teología, cánones, leyes, y sólo medicina conectaba con el naciente mundo científico. Mientras, las matemáticas o la nueva física tenían que introducirse en cátedras sueltas o en las facultades consideradas menores, como artes o filosofía.

Hasta fines del siglo XVIII no existía la profesión de ingeniero como la conocemos hoy. A su vez, entrando en el siglo XIX, el arquitecto y el ingeniero se confundían en el maestro constructor.

Debido a las exigencias de la Revolución Industrial, y gracias a la aparición de las primeras escuelas de ingeniería en Francia, primero de carácter militar y luego civil, empieza a perfilarse la profesión como un arte. Un buen ejemplo es École Centrale des Arts et Manufactures, fundada en 1829 por Alphonse Lavallée, con la participación de sólo tres científicos: Jean-Baptiste Dumas, Eugène Péclet y Théodore Olivier.

Recién en 1857, Alphonse Lavallée lega la escuela al Estado francés para garantizar su perpetuidad. Pero obviamente, destinado a la elite. A esas alturas, Domingo Latrille ya estaba en el litoral de Bolivia.

Eduardo Owen & Damir Galaz-Mandakovic
Autores del libro: Hermanos Latrille: impronta en el desierto (2015). 


[1] El censo de 1936 indicaba que Pau poseía una población de 12.607 habitantes.
[2] Bermúdez, 1963: Pág. 180
[3] Collao, 2001: Pág. 30.
[4] Arce, 1930: Pág. 35.
[5] Agullo, 1979: Pág. 119.
[6] López Gama, 1871.
[7] En base a los censos y las actas de defunción de los padres de Domingo Latrille, vemos que las casas no poseen numeración, sino que nombres por ejemplo: Maison Batsalle.

Comentarios