Origen de la Escuela Superior de Niñas N° 2


Después de la Guerra del Pacífico (1879-83) el actual norte de Chile da cuenta de un desolador panorama educacional, siendo las altas tasas de analfabetismo las acusadoras.

Se tornó necesario implementar escuelas primarias para poder “remediar el caos y pobreza intelectual” ya que se estimaba que sólo un bajo porcentaje de la población sabía leer y escribir. Aquello era una situación con estimaciones lúgubres. 

En el periodo del Presidente José Manuel Balmaceda se inician las gestiones ante el Congreso para poder financiar la construcción de al menos 180 a 200 sedes o locales en donde se impartiera la enseñanza primaria.

Es por ello que en 1889 en Tocopilla, 10 años después de incorporado a Chile, se instauran dos escuelas primarias públicas, siendo el 24 de mayo una fecha especial para la educación local: surge La Escuela de Niños N°1, a cargo de Carlos Kensett y La Escuela de Niñas N° 1, a cargo de la señora Zoila Blanco.

La Escuela N°1, que comenzaría a funcionar el 1 de julio de 1889, alcanzó, en el mismo año, una matrícula de 113 alumnos, presentando una deserción de alrededor de un 18%. Y en la Escuela Superior de Niñas N°1 hubo una matrícula de 95 alumnas.

En ambas escuelas, a pesar del poco tiempo de funcionamiento, en diciembre del mismo año se llevan a cabo exámenes a casi la totalidad de los alumnos, presentándose resultados óptimos, según las autoridades de la época.

En otra latitud del Departamento de Tocopilla, específicamente en el puerto de Cobija, ya había sido inaugurada la Escuela Fiscal Mixta a cargo de la señora Amelia Delgado. Escuela originada el día 22 de septiembre de 1888, la cual en 1892, se trasladaría a otro puerto pujante: Gatico. [1]

Al mismo tenor, en la oficina salitrera Santa Isabel, en el cantón El Toco, habría comenzado a funcionar la Escuela de Niñas N° 3  en el año 1888.[2]

El origen de aquel centro educacional fue de carácter particular, y luego, a través de un Decreto Supremo del año 1892, se transformaría en la Escuela Fiscal Mixta N° 3.[3]

La profesora que estaba a cargo se llamó Ana F. Whittle Silva, profesora oriunda de la ciudad de Serena.

Debemos apuntar que, “…las escuelas mixtas, por disposición superior, podían tener solamente alumnos de cinco a diez años  de edad, pudiendo permanecer en ella hasta los doce años, todos los hombres que habían cursado ininterrumpidamente sus estudios en una escuela de esa categoría. Por esta razón, la escuelas mixtas eran siempre de menor categoría”. [4]

La profesora a cargo registró una matrícula record en 1893-94, alcanzando los 104 alumnos. [5]

Lamentablemente para esta oficina salitrera y para estos alumnos, su profesora contraería matrimonio en Tocopilla, y por ello se tuvo que trasladar al puerto, dejando en el abandono  lo establecido en la oficina y “…se trasladó con la plaza creada para la escuela.”[6] Marchaba ya el año 1898.

Una vez en Tocopilla, la profesora instaló la misma escuela, con la misma denominación Mixta Nº 3.  La escuela “nueva” comenzaba a competir en matricula con la Escuela de Niñas N° 1, lo que al  correr de los meses, sería revertido casi en un 50% a favor de la Escuela de Niñas N° 1.[7]

El 8 de octubre de 1901, las autoridades del servicio de Antofagasta oficiaban al Gobernador que si la Escuela Mixta Nº 3 no tuviera una asistencia diaria de 40 alumnos sus profesoras podrían cumplir sus servicios en la Escuela N° 1 de Niñas.

Dicha advertencia fue tajante, y la Escuela Mixta N° 3  registró bajísima matricula y asistencia. Aquello fue categórico para que dicha escuela fuera anexada a La Escuela N° 1 de Niñas. Dicha fusión daría paso a otro  plantel: la Escuela Mixta Urbana N° 8.[8]

Según una crónica publicada en Tocopilla, al momento de celebrarse los 50 años, escrita por su ex directora Elena del Lago Girardi, nos señala que, con el fin de aclarar algunas dudas, “… en mi calidad de ex Directora del establecimiento, practiqué visitas domiciliarias a las ex alumnas del primer decenio de este siglo, basada en la aseveración  de que cuando falta lo oficial, hace fe el recuerdo verbal (…) de todas ellas se llegó a la conclusión que ya en 1902 existía una escuela femenina fiscal …”.

Dicha escuela “… más tarde cesó en sus funciones para agregarse la Nº 3, convirtiéndose luego en la Nº 8 y empezar de nuevo, en Julio de 1909, como la Escuela Superior de Niñas Nº 2”.  [9]

Y fue así que se instala en la efeméride local el 14 de julio de 1909 como la fecha en la cual se funda una nueva escuela, la Escuela Superior de Niñas Nº 2. Era Alcalde de Tocopilla, Luis Vergara Flores.

La Prensa de Tocopilla[10], en una nota con ocasión de celebrar los 58 años de la escuela, reafirma lo dicho por la señora Elena Del Lago Girardi.

Pero lo que sí está claro, es que la Escuela Superior de Niñas N°2, es producto de una escisión de la Escuela Urbana N° 8; y su vez, esta misma Escuela Urbana, fue una fusión de la escuela N° 1 con la N° 3 en el año 1902.

Su directora de la Escuela N”2, la señora Amalia Castillo de Saguaz, se dice, habría logrado la separación de la Escuela Mixta N°8, quedando a cargo únicamente del componente femenino.[11]

Una vez acaecida esta separación de género de la Escuela Mixta N° 8, lo que implicó su término, la Escuela Superior de Niñas N” 2 se instituía el 14 de julio de 1909. Siendo ésta la fecha oficial de aniversario. Sin embargo, como aquella fecha coincide con las vacaciones de invierno de los estudiantes, se decidió trasladarla al 24 de agosto, fecha en que también se celebra la promulgación de la Ley de Instrucción  Primaria Obligatoria.

Las profesoras al momento de la fundación eran la señorita Ana María Mardecic y la señorita Laura Luisa Pérez. También llegarían profesoras normalistas, entre ellas Carolina Ovalle, Leonor Gallardo e Ignacia Campos.[12]

Desde entonces, la Escuela Superior de Niñas “iniciaría su marcha admirable” y se nombró a una nueva directora: la señora Adela Delgado de Luza. [13]

Damir Galaz-Mandakovic, 2009. 




[1] Arch. Gob. Tocopilla. Acta de traslado de la escuela de Cobija a Gatico. 17 de Marzo de 1892.
[2] Collao (2001)
[3] Ibídem.
[4] Ibídem.
[5] Arch. Gob. Tocopilla, Actas Anuales Escolares, diciembre 1894. Cuadro comparativo con año anterior. s/f.
[6] Ibídem.
[7] Ibídem.
[8] Arch. Gob. Tocopilla. Acta de liquidación de Escuela N° 3 y fusión con escuela nueva. “sin numero por el momento…” julio-junio, 1902.
[9] Elena del Lago Girardi (1959)
[10] La Prensa de Tocopilla, 24 de agosto de 1967.
[11] Collao (2001)
[12] Del Lago (1959)
[13] De todas maneras debemos apuntar que en Tocopilla existían algunas escuelas particulares atendidas por vecinos motivados y altruistas. Empero, muchas de ellas no fueron autorizadas debido a las paupérrimas condiciones para el estudio, como así también por las escasas medidas de salubridad. Otras no eran autorizadas debido a la malas conductas de los improvisados profesores. Estas escuelas dependían, en cuanto a estilo, según los intereses de estos profesores. Algunas hacían hincapié en la cultura e idioma inglés y otras se destinaban a labores mineras, también tomaba valor la enseñanza de música, canto o simplemente la enseñanza  de algún oficio. Los lugares en donde funcionaban estas escuelas, por lo general consistían en pequeñas salas adecuadas en las casas de los dueños.


Comentarios