La Combinación de Señoras


Antigua casa de calaminas en donde funciona La Combinación de Señoras, órgano que surgió dentro del apogeo de organizaciones femeninas emancipadoras. Fundada en octubre de 1907 por la señorita costurera Rudecinda Venegas de Alarcón. 

Ella, en 1906, ya había instaurado una sociedad de ayuda mutua: La Sociedad Unión y Ahorro de Señoritas, para las empleadas en el comercio minorista y costureras. Al crearla, fue perseguida por la autoridad política local, por tal razón tuvo que modificar su nombre: Domitila Trincado. Ante ello, al año siguiente, volvió a crear con otro nombre en 1907: La Combinación de Señoras.

Al ser censurada, también fundaría una Escuela de Comercio para Niñas en 1906. Su esposo Lindorfo, futuro Gobernador, tuvo que huir de la ciudad por la promoción de agitaciones laborales en variados sindicatos. Él era parte del Partido Demócrata del cual llegaría a ser diputado, pero al estar ausente, Rudecinda asumió el liderazgo político local de su colectividad.

El estatuto fundacional señalaba: “Se funda una sociedad que tenga por objetivo unir, ilustrar, socorrer y proteger a la mujer, porque en el actual momento histórico, se halla sometida bajo doble esclavitud: económica y moral, lo cual proviene de la falta de ilustración y sociabilidad”. (
Acta publicada en el Diario La Palanca de Santiago, 1908. Año I, no 5, pág. 58) 

Para ello se implementó una biblioteca con sus respectivos talleres de lectura. El fomento del estudio era importante. Pero el mayor énfasis estuvo en el conocimiento de sus derechos laborales, concientizar a las mujeres en cuanto a las relaciones con sus empleadores.

Desde la primera mitad del siglo XX, La Combinación de Señoras fue un ente social en donde confluían las mujeres más modestas de la ciudad. Allí encontraban resguardo ante la violencia de los esposos y antes los abusos laborales.

Con la implementación de talleres de costurería y bordados, de corte y confección, muchas vieron en aquello una oportunidad laboral, ya que cada prenda confeccionada era vendida. Como asimismo era el lugar en donde se mandaban a hacer trajes a la medida.

La década del setenta se iniciaba con un directorio totalmente activo, entre ellas figuraba la Directora Graciela López, Juana Díaz como Secretaria de Actas; Lidia Ramírez como Prosecretaria; Rosalba Galleguillos de Carvajal era la Secretaria de Correspondencia; Isaura Garay Pérez fue Tesorera; Amelia Alfaro de Araya era la Protesorera, Aurelia Lamas de Madrid como la Directora, y la 2° Directora era Maximinia Arancibia de Santibáñez. Por su parte las Enfermeras era Luzmira de Ibarra, Eldal Leiva y Eloísa De Villalón, la Junta de Disciplina estaba compuesta por María Jesús Rivera de Rozas, Betty Fernández, la Junta de Contabilidad por Hilda Ruiz de Cortes, Elba Cortes y Lida Torres; Portaestandarte, Margarita González, Ayudantes, Aylén Cepeda y Ara de Varas Recaudadora, Thelma Vásquez, Jefa de Sala fue la señora Rosalba de González.

Comentarios