Protestas 2013



Ha pasado un par de meses en que la ciudadanía tocopillana se movilizó a modo de reacción ante una situación de precariedad y despojo. Un hecho inédito a nivel local, con un alto nivel de contenido simbólico.
Lo interesante es el rol que tuvo la protesta y el bloqueo de caminos en cuanto a forma de visibilización comunicacional. Expresó además una inversión simbólica del orden y la estructura regional. Si bien Tocopilla está en lo último de la escala regional, en cuanto a relevancia económica, un bloqueo de caminos plantea una disolución del orden y el reposicionamiento de la ciudad en el radio regional, hablando desde una territorialización alterada. Una relevancia obtenida desde la inversión simbólica subjetiva, desde la ocupación del espacio público dentro de una dimensión espacial de la acción colectiva con la capacidad de llamar la atención desde una soberanía ciudadana y popular.
No obstante, no se solucionan los temas referidos a la crisis estructural de la economía tocopillana: fue una protesta operativa, no estratégica. Son tres las problemáticas básicas: un tema de aislamiento y pobreza, resultado de un escenario de macroeconomía, el segundo con las problemáticas ambientales y un tercero que no ha sabido resolver el segundo, en cuanto a cómo se requiere una gestión que posibilite equipamientos y capital humano para mitigar el impacto ambiental. Problemas que están asociados entre ellos en una fatal espiral.
Se apuntó sólo al tercer tipo de problema. La demanda principal e inmediata era la llegada de especialistas médicos. Por otra parte, llama la atención la naturalización o la normalidad a que la gente se enferme. Sólo es preocupante, para muchos, que los enfermos sean asistidos. Pero, ¿los orígenes de las enfermedades? ¿Del cáncer masificado? ¿qué pasa con la calidad del agua?¿qué tipo de aire tenemos?
Se omiten las causas basales del deterioro de la salud. Los especialistas renunciados ante la presión del Colegio Médico y la irregularidad del proceso, hace que todo quede igual. Como si nada hubiese pasado.
El movimiento social de Tocopilla no debe ser confundido con intereses políticos personales ni partidistas, o eleccionarios, tal como se ha ido difundiendo ciertamente en el vox populi comunal. Del mismo modo, los discursos mesiánicos o populistas, deben tener cuidado con jugar con el gran capital político que ha asignado la comunidad. Se debe tener cautela con la administración de las expectativas.
Sin embargo, se puede vislumbrar un proceso que aún no termina, esperamos que se instale en el debate la integración de Tocopilla en el concierto regional, superando esas “concentraciones territoriales”, consistente en la acumulación de inversiones en una sola localización, generándose grandes polos de desarrollo desequilibrantes (obviamente con un Estado testigo, pasivo y legitimador). Tocopilla, al estar al centro de tres grandes polos -Antofagasta, Calama e Iquique- sufre con la tendencia, persistente y generalizada, de la aglomeración de actividades productivas y de la población ligada a ella en los polos de desarrollo mencionados. Lo cual ha dado origen a la conformación de estructuras desequilibradas en lo que respecta a la distribución espacial de las fuerzas productivas y al desarrollo diferenciado en distintas partes del espacio regional. Tocopilla es el bolsón de pobreza  y una ciudad clausurada en ese contexto de desarrollo comercial en un capitalismo mercantilista.
La asamblea comunal, en conjunto con el municipio y parlamentarios, debe proponer un desarrollo inducido tal como se ha proyectado desde la década del noventa para Arica (por ejemplo: Ley Arica I, II, DFL 889…) o bien trabajar un relato de estetización de la naturaleza local y de ruinas industriales en aras de una patrimonialización que puede otorgar pingues dividendos en base a ciertos circuitos turísticos apoyados en el relato histórico.

La negociación, de pronto la presión política, tiene que entrar en los círculos de gestión del Estado directamente, con respaldo técnico y profesional en la formulación de proyectos reactivadores.

Comentarios