CASA BARRAZA


La Casa Barraza fue en primera instancia una fábrica de colchones, que se definió  por los llamados colchones de muelle interno, que poseían  bases tapizadas. Se usarían también colchones de látex, no obstante su uso se vio acotado por su alto precio en comparación con el colchón de muelles que paulatinamente se abarató gracias a su producción mecanizada. Junto al látex también se implantaron otros rellenos muy populares como la goma espuma de poliuretano.

El colchón de picado de espuma era un gran sac de trozos de este material que se utilizó ampliamente durante la década de los cincuenta.

Su transformación haría que, pronto, fuese la principal distribuidora de hielo de la ciudad, a través de la purificación, envasado y distribución de agua congelada en barra y rolitos[1].  En las décadas del 30, 40, 50, incluso más, el hielo artificial ya se había introducido en los restaurantes y, gradualmente en los hogares, que lo compraban al detalle en pequeños trozos cortados de una barra en la misma fábrica. El trozo de hielo se instalaba en la parte alta de las neveras caseras o domésticas como las comerciales, lo que permitía conservar los alimentos y enfriar las bebidas.

Su edificación data de 1930, se impone con su altura por calle 21 de Mayo entre Washington y Freire, al costado del club chino Chung Hwa. En la altura de su decorativa cornisa es posible hallar su fecha y la sigla “B.H” de Barraza Hermanos.



[1] Los rolitos son cilindros de hielo que se elaboran al pasar el agua por una serpentina que la enfría, luego caen en un gran embudo de metal que los hace girar mientras se congelan y les da su característico formato.

Comentarios