Escuela F-6, expresión del Movimiento Moderno


Una escuela enclavada a los pies de una gran termoeléctrica, entre problemas ambientales, acústicos y su impacto pedagógico. Fotografías (c) Ivan Gonzalez J. 


Uno de los establecimientos más antiguos de la ciudad, la escuela F-6 República de los Estados Unidos, fue fundada como Escuela Coeducacional N°4 el 6 de Julio de 1925.

En el transcurso de su funcionamiento, tendría su sede en la antigua Colonia Chilena o Villa Esmeralda, en el sector de la Península de Algodonales. Cabe indicar que dicho sector residencial en la época tenía gran cantidad de habitantes. El establecimiento atendía las necesidades de ese sector, también de la Villa Covadonga, donde vivían los trabajadores de  Chile Exploración y de la Villa Prat, población de los trabajadores de la empresa salitrera Anglo Chilena, actual Soquimich. 
              
En los inicios de la década del 60, culminaba la construcción de un edificio en el mismo sector cercano a las termoeléctricas. Pero antes de aquello, tuvo que funcionar provisoriamente en las dependencias dejadas por el Liceo Mixto.
             
La expectación por el nuevo edificio por parte de la comunidad escolar era grandiosa. Lo cual vio la luz en el año 1961, gracias a las labores realizadas por la constructora de  Jorge Razmilic, empresario que  tuvo una percepción de 120 mil Escudos, aproximadamente. [1]
              
 Según el plano presentado en la Municipalidad[2], este edificio contaba con una especie de hall central para actos de recibimientos de estudiantes y apoderados. En ese mismo primer piso se hallaba la oficina del Director, un comedor, sala para los docentes y una especie de patio para invierno. Poseía un total de 10 salas, cinco  de ellas ubicadas en una especie de zócalo, por efecto del desnivel del terreno y, el resto, en la planta alta. Disponía de bebederos y una sala para el Director.

De este modo, en cuanto a estilo y concepción de edificio/maquina, se suscribía al Movimiento Moderno, ya sea por sus ventanas apaisadas, quebrasoles, adecuación a la topografía. Hablamos de edificio/maquina porque  cada parte posee una función relevante. Se tomaba como referencia a los barcos,  los automóviles y aviones, considerando lo práctico de sus diseños y funcionales como modelo.  El propósito era lograr una arquitectura cuya belleza se basara en la practicidad y funcionalidad. Lo que funciona bien, es bello.

Modernismo, en el contexto nacional, comprende aquellas construcciones originadas entre los años veinte y sesenta del XX, las cuales buscan completamente una finalidad funcional, más que estética y visual. Se expresaba a través de la purificación de las morfologías en pos de la utilidad y la simpleza, alejándose de la decoración.  Incluyese a lo anterior el uso de los nuevos materiales como el acero y el hormigón armado, determinante en el cambio sustancial vivido para la proyección y construcción de edificios y espacios para el desarrollo de la habitabilidad.
            
Con el Movimiento Moderno, comenzó a tomar valor una nueva apuesta, en base a las nuevas tecnologías, nuevos materiales y técnicas. Se buscaba instituir una nueva gama de elementos decorativos, se crearon nuevas relaciones de proporción, se pensó que la solución pasaba por inventar un estilo nacional, sin sospechar que enfrentados a los cambios, eran la belleza, el estilo y la decoración las dimensiones que entraban en crisis[3]. En ese sentido, cuando hablamos del Movimiento Moderno, nos estamos refiriendo a la racionalización de las dimensiones y  costos, como así también de las decisiones del diseño a la hora de proyectar y construir.
            
Sus rasgos se encaminaban a superficies lisas, sin ornamentos, paños continuos, siendo la crítica hacia los estilos pasados y anacrónicos la constante. Según lo explicitado por Le Corbusier[4], en base a las cinco posibilidades de este estilo estaban las ventanas apaisadas totalizadoras, quebrasoles, la planta libre, los pilotis,  estructuras independientes de las fachadas y las terrazas.
           
En el caso de los pilotis o pilares, como los que existen en el Liceo Latrille, estos tienen como objetivo separar la estructura del suelo natural o de la realidad topográfica. El terreno es considerado en su naturalidad y el edificio se adapta. Esa parte que queda libre, permite el acceso al edificio reforzando el recorrido por la edificación manteniendo una relación óptima con el paisaje.

Aproximadamente en 1986 el platel se trasladó a las instalaciones que ocupa actualmente en la parte alta de la villa Carlos Condell. Después de abandonar su sitio original la escuela fue ocupada por un Instituto y por la empresa Norgener, aunque actualmente, después de un largo período de abandono, que significó graves daños a la construcción.




 Archivo (c) Ivan Gonzalez J. 
 Archivo (c) Ivan Gonzalez J. 
Archivo (c) Ivan Gonzalez J. 


1 Aguirre (2004) pág. 132.
2 Arquitecto franco suizo considerado como el principal referente de la arquitectura y el Movimiento Moderno a nivel mundial. Sus aportes se orientan a una innovación en la materialidad de las construcciones, las formas y la manera de reinterpretar los patrones tradicionales, cambiaron la forma en que se entendió posteriormente como arquitectura moderna. Su pensamiento y obra se caracterizaron por la fuerza, originalidad y variedad de su producción, asimismo por la gran difusión que le dio a sus innovadores principios e ideas, vanguardistas y también polémicas.
3 Prensa de Tocopilla, 9 enero de 1961.
4 Archivo Municipalidad Tocopilla. Acta N° 34, hoja 2 en; presentación de propuestas, edificación de Escuela N°  8 (¿?) marzo 1960.




Comentarios