Recuperación post terremoto 1967


Huella Tres Puntas, en el periodo posterior al terremoto de noviembre 2007. Archivo (c) C. Galeno

El 20 de diciembre de 1967, un fuerte terremoto nocturno afecta al puerto. Ante dicho fenómeno, las decenas de casas colapsadas dieron pie a un extenso proceso de demolición, luego, otro de reposición y restauración de casas particulares y edificaciones públicas.

Desde allí, se instauraría un transcurso que a la postre, también significaría un devenir de expansión y acrecentamiento urbano. Dentro del mencionado proceso, se construyen obras que, por sus dimensiones eran inéditas, tal es el caso de los edificios construidos en la Avenida Prat entre Manuel Rodríguez y Washington, en un rango cronológico que abarca 1969 y 1971. Asimismo el grupo de edificios de cuatro pisos construidos en el mismo formato en Calle Esmeralda con Washington.

Prontamente se iniciaba la reconstrucción de la Iglesia Sagrado Corazón de Jesús, el Banco del Estado entregaba diez casas para sus empleados en calle Matta pasado Bolívar. Y también se entregaban ochenta viviendas en el sector sur de la ciudad, sumándose las casa de la Villa Covadonga y en el sector de Caleta Boy, en el llamado “Plan Anaconda”. Se incorporaban también nuevas casas en la Población Santiago Amengual, ubicada en calle Matta entre las calles Freire y Washington.

Entre las reparaciones más simbólicamente importantes, estaba la restauración completa de la fachada del Teatro Nacional perteneciente a la compañía Bidwell y la refacción del Liceo Mixto, el cual había sido inaugurado el año 61. Dicha restauración duró 10 meses.

El año 68, se constituye el Comando Costero de Tocopilla, el cual pretendía unir, a través de un camino que siguiese la franja indicada por la cordillera del litoral, el puerto salitrero con el pujante Iquique.

page106image16216

Sin duda que el crecimiento más significativo fue hacia el sector noreste del puerto, con la llamada Operación Sitio, que implicó poblar todo el yermo sector que colinda con el Cementerio Nº 3. Allí, se instalaron mediaguas y barrios de emergencia para poder paliar la crisis post sísmica. En dicho lugar se constató la división en más de 600 predios y la instalación de viviendas autoconstruidas por los vecinos, agregando la construcción de pozos sépticos, para estas viviendas de extraña modalidad en cuanto a lo provisorio, pero a la vez definitivas en estos barrios organizados con calles bien definidas. Posteriormente esta población se denominó Eduardo Frei Montalva, en homenaje al Presidente quien visitó el puerto en plena emergencia.

Otro sector significativo dentro de esta amplificación urbana, fue el surgimiento de la población “La Patria de Tocopilla”. Aunque su fecha exacta de fundación no ha sido precisada, fue en el año 1967 cuando comenzaron a instalarse algunas viviendas informales a través de la modalidad en boga en la época: la Toma de Terrenos. Cartones, calaminas, cholguanes y latones servían para alcanzar el sueño de la casa propia.

La Toma de Terrenos de “La Patria de Tocopilla”, no es aislada porque surge en un contexto en donde el problema de la vivienda era el centro de la problemática social de ese entonces, en la medida que se saturaba el “conventillo” o los cites y se reproducían las ocupaciones espontáneas de tierras en desuso, lo que se conoció con el nombre de “Poblaciones Callampas”.

La Toma de Terrenos en Tocopilla, como acción colectiva organizada, significó en la práctica una fractura radical con las lógicas institucionales y con el principio fundamental de las democracias liberales: la propiedad. 

De hecho,la acción directa que caracteriza a la toma, es portadora de una legitimidad basada en la necesidad y en la noción de derecho a la vivienda, situándolo sobre la legitimidad procedimental. En una toma de terreno es el valor de uso del territorio el que prevalece por sobre el valor de cambio de la propiedad de la tierra.

Asimismo, la Toma de “La Patria” permitió visualizar a un actor social que hasta ese momento ni siquiera era considerado como existente en el espacio público, por lo que también estaba fuera del radio de acción de los partidos políticos de izquierda, que orientaban su praxis esencialmente al sector obrero. Con la Toma irrumpen los Pobladores como sujetos sociales capaces de remecer y desbordar la institucionalidad vigente, demostrando que no sólo estaban preparados para enfrentar directamente al Estado, sino que sobre todo podían tomarse las soluciones y construir sus propias alternativas.

La ocupación de este espacio eriazo en Tocopilla, fue antes del terremoto de 1967. Sin embargo, como efecto de este terremoto, la población naciente vio crecer aun más sus barrios. Siendo en el año 68 la instauración de Junta de Vecinos, como así lo señala la primera acta. 

Comentarios