Mansión Baburizza (Ex Aduana de Tocopilla)





Fue un edificio construido en 1915, siendo levantado por el magnate salitrero de origen croata Pascual Baburizza (1875 – 1941), croata que destacó por levantar grandes obras en el país, como así́ también por su filantropía.

El recinto, construido completamente con pino oregón, fue erigido asemejando a otro: al edificio de la empresa Chilean Nitrate Sales Corporation, en Londres. 

Fue una residencia en donde también se desempeñaban transacciones salitreras y contaba un amplia vista que permitia contemplar en su integridad la bahía de Algodonales. 

Con la desaparición del empresario croata, el inmueble fue adquirido por la Compañía Salitrera Anglo Chilena, consorcio que lo destinó como bodega. 

El fisco, mediante un comodato, adquirió este edificio y lo destinó al funcionamiento de Aduana en el transcurso de la década del 40’. 

La Aduana funcionó varios años hasta que, con la construcción del edificio de los Servicios Públicos inaugurados en 1977, dejó de ocupar el local, el cual permaneció desocupado por algunos años, hasta la ominosa tarde del 10 de agosto de 1990, el día de su incendiada extinción.

El incendio fue de grandes proporciones, llegando a dañar las bodegas de la Compañía Minera. 

En una desesperada lucha contra el fuego, los bomberos tocopillanos no pudieron combatir contra esta gran llamarada: el excesivo calor, perceptible a cientos de metros y los escasos elementos técnicos y materiales de extinción hizo difícil la misión. 

Según los diarios de la época, las versiones que circulaban en cuanto al origen de este gran incendio, nos indican desde el lanzamiento de colillas de cigarros, fogatas cometidas por niños, fuego iniciado por vagabundos, etc. 

Independiente de las causas y los causantes, los que quedaron definitivamente en el olvido y en el silencio, cabe indicar que esta gran casona estaba completamente impregnada con partículas salitre que fueron trasladas por el viento y se fueron adhiriendo a la madera. Esta situación estimuló un consumo veloz sin poder rescatar nada de lo que quedaba en su interior: mobiliarios y un extenso y generoso archivo documental. 
---

Comentarios

Magnus ha dicho que…
Pa variar los bomberos dando la hora, teniendo el mar ahí mismo.
Anónimo ha dicho que…
muy triste, yo tenia 7 años cuando vi como se consumia ese hermoso edifico.