Sociedad Española de Beneficencia


    
Archivo (c) Damir Galaz-Mandakovic 



Organización  filantrópica conformada por los hispanos  residentes en Tocopilla y fue fundada el 20 de septiembre de 1894. Su primer directorio estuvo compuesto por  el Presidente Melitón Casacubierta; su vicepresidente, Antonio Fernández y su secretario, Julio Yubero. Tesorero Celestino Giménez.

Los requisitos para integrarla hablaban de “buena conducta y antecedentes honorables…” dejándose de la lado la política y la religión en las reuniones.

Con el correr de los años, es evidente que esta institución vigente  se transformara en una de de las instituciones más vetustas de este puerto.

Muchos de los primeros socios se habían asentado en Tocopilla, mayoritariamente debido a la construcción del Ferrocarril salitrero, inaugurado el 15 de noviembre de 1890.

Ellos, aparte del idioma, querían mantener sus tradiciones, sus costumbres, su folklore, música, bailes y canciones, su forma de ser e incluso su rica gastronomía. La gran mayoría contrajo matrimonio con hijas de este puerto e iniciaron la trayectoria de conocidas y respetadas familias. Años más tarde, otros tantos peninsulares, motivados por el ejemplo de sus familiares y amigos, también emprendieron la aventura de dejar su patria e iniciar una nueva vida en el norte de Chile.

Usualmente, la participación en este grupo era de profesionales liberales y autónomos, empresarios y comerciantes. Casi todos de buen pasar económico. Entre otras labores que realizaban, estaba la de prestar apoyo a los consulados

Cabe consignar que luego de la creación de la Sociedad, los españoles levantaron un mausoleo con tendencia al Art Decó que se ubica luego de la entrada en el acceso norte de la necrópolis.

Comentarios