Ricardo Huerta



Ricardo Huerta, más conocido como el Abuelo, nace el 21 de marzo de 1928 y sus primeros encuentros con el balón los tuvo en 1938 en el campamento Villa Prat, lugar en donde vivía.

Daria un acertado paso en 1941 al  inscribirse  en el mentado Club local Chile Sporting participando en todas las categorías hasta llegar al equipo de honor. Pronto  llegaba el momento de partir para cumplir el Servicio Militar Obligatorio, lo que le valió  integrar el equipo del Regimiento Rancagua de Arica, corría 1948.

A su regreso al puerto natal, en 1950,  pasa a ser seleccionado titular de Tocopilla, lo cual le permite enfrentar a diversos equipos profesionales como Colo Colo, U. de Chile, Audax Italiano, U Española, Everton, Ferroadminton y Deportes Magallanes, el Estadio Municipal se repletaba a ver a sus astros, en donde Huerta brillaba.

Uno de sus momentos cúspides sería el año 1957: integró la selección de Tocopilla, en donde Huerta era capitán, logra para nuestra ciudad el titulo de Vice Campeón de Chile en Futbol Amateur en el campeonato realizado en la oficina María Elena, siendo Marko Medar el entrenador. Allí junto a los otros seleccionados se emocionarían al verse graficados en la portada de la popular  Revista Estadio. Dos años más tarde, recibe la medalla del Consejo Local de Deportes de Tocopilla como Mejor Deportista.

 El año 1963 se constituye como el último  de su titularidad en el seleccionado de futbol de Tocopilla. En ese último periodo, le corresponde participar  en encuentros internacionales contra equipos como Stronger de Bolivia y la Aurora de La Paz, como así también  Tiro de Salta de Argentina.

Una vez retirado de las canchas, se dedicó al entrenamiento deportivo, para lo cual cursó distintas capacitaciones, entre ellas las impartidas por la Federación de Futbol de Chile, por la Unidad Técnica Nacional, lo que le ha permitido figurar como Monitor de Futbol. 

De la misma manera, posee un diploma como Iniciador de Fútbol  En ese escenario,  han sido muchos los niños formados por este deportista; generaciones completas reconocen en él su entrega y su alto nivel de motivación para la formación de muchísimos que ya han hecho de las canchas y el balon una forma de vida, y otros que han  llegado muy lejos.

El listado de reconocimiento a “pelao” Huerta, es larga. Por ejemplo, en 1981 es condecorado por  su trayectoria  por la Asociación Social y Deportiva. En 1984 el Consejo Local lo destaca como el Mejor Jugador.

En  1985 recibe el reconocimiento por parte de la Municipalidad por su servicio a la comunidad y en 1987 el Club de Deportes Cobreloa lo condecora con el honor al merito. Como así también lo hace El Centro de Hijos de Tocopilla,  Sede Antofagasta, quienes lo subrayan como Figura en el Deporte.

En 1988 es gratificado por el Club Deportivo Magallanes por la Trayectoria Local. Y la Escuela de Deportes de Codelco,  lo reconoce por sus años de servicios en honor al deporte.

Llegando 1989,  el Club Social y Deportivo Centro  Hijos de Tocopilla,  sede Arica, lo distingue por su camino realizado. Lo mismo haría la Escuela Club de Deportes Pesquera Coloso.

No sólo de futbol  ha vivido Huerta, en el basquetbol  también destacó como uno de los mejores jugadores integrando la selección; el atletismo también supo de sus glorias especialmente en el pentatlón. Y como si fuera poco, fue uno de los buenos tercera base del béisbol local, cuando el béisbol recién se hacía masivo.

El futbol les  ofreció oportunidades que le pudo haber cambiado la vida, no obstante el arraigo con su puerto y el deseo de permanecer junto a su familia, hizo que rechazara los ofrecimientos del Club  Magallanes y Colo Colo.  

Hasta sus últimos días pudimos ver que Huerta siguió en su incansable lucha por salvar a la juventud, por ello siguió fometando el deporte entre los muchachos de los barrios y escuelas. En una vocación vital e infinita por el fútbol.

Lamentablemente falleció el 31 de octubre del 2014. 

Alexis Sanchez visitando recordado entrenador (2012) 


Comentarios