Gestión y Geografía, un puente para establecer.




Es increíble: Tocopilla sufrió un aluvión terrible el 25 de julio de 1940 en el cual hubo decenas de  muertos con un daño material inédito y, aún, no tenemos vías aluvionales.  Antofagasta, en 1991 tuvo su catástrofe y, prácticamente, al año siguiente ya estaban las vías proyectadas.  Para colmo, la planificación reciente de la expansión de la ciudad, no consideró estos aspectos de peligrosidad natural y se ha construido una gran población habitacional a los pies de una quebrada, por la cual durante miles de años han ocurrido deslizamientos y avenidas de agua y barro. Tenemos el caso de la Pacifico Norte y para qué mencionar el caso de Huella Tres Puntas y la construcción del Complejo Deportivo Latrille en la Quebrada de Barriles. Siempre es pertinente tomar asesorías al momento de elaborar proyectos, para saber, para saber hacer y saber ser; para tener claro lo conceptual, lo procedimental y lo  actitudinal. No centrarse solamente en la solución operativa de los problemas locales. La gestión local debe proyectarse como estratégica, en el sentido de responder al tipo de ciudad que queremos, de buscar la eficacia global y de conducir a la ciudad deseada. Y no sólo “cosista” y a corto plazo como lo representa una gestión operativa, como la que hemos visto.

Lo anterior configura que, una gran parte de la  ciudad posea un alto número de personas vulnerables por su localización geográfica. La naturaleza nos proporciona el peligro y el hombre construye la vulnerabilidad. Las tragedias, en parte, las provocan las malas decisiones; la naturaleza siempre será la misma. Porque el riesgo natural es un evento, concentrado en tiempo y espacio.

Por tal razón, es lamentable que,  por resolver problemas habitacionales de personas de escasos recursos, se haya construido en terrenos totalmente peligrosos en cuanto a deslizamiento de laderas por gravedad o sismicidad, por configurar puntos de escurrimiento pluvial, configurando aluviones que a la postre generan terrenos sedimentarios, allí se ha construido. En fin; son innumerables los factores de vulnerabilidad a lo cuales están expuestas las nuevas poblaciones básicamente por una gestión  obtusa en términos geográficos.  Todos sabemos qué pasó en 1940 en el sector “El Salto”, en “Pampa Este”, en la “Quebrada de Caleta Vieja” o en la “Quebrada Barriles”. ¿Qué pasa 70 años después?  Tenemos nuevas y grandes poblaciones y  nuevos recintos deportivos de multimillonarios costos. ¿Acaso en el proceso de reconstrucción no se acordaron de estos puntos? O ¿sólo importaba tener contenta o ilusionada a las cientos de “señora Juanita” con soluciones apresuradas? No debemos mezclar decisiones políticas en temas en donde la decisión debe ser netamente técnica. Esperamos no contar en algún momento una nueva historia trágica, cíclica, que nos habla de fenómenos naturales que pudieron haber sido mitigados. 

Es fácil demostrar preocupación al momento que ocurre algún problema generado por la naturaleza, tal como ocurrió con las precipitaciones del mes de julio. Es fácil pero tardía.   ¿Dónde estaban al momento de planificar? Este es el primer paso, porque luego tengo que organizar, integrar, dirigir y controlar/supervisar los proyectos. Los cinco pasos de la gestión básica.  Con los mismos recursos que se gastan  a la hora de movilizar a la población para desalojarla frente a un evento, o con la misma energía que surge para planificar simulacros, evacuaciones o adquirir materiales de mitigación provisoria, hubiese sido mejor buscar una asesoría técnica, para no estructurar un problema eterno, que sólo dificulta la gestión local  y que atenta a la dignidad de las personas por el sólo hecho de haberles construido en terrenos inaptos, y de la cual muchos lo recordaran al momento de ocurrir alguna tragedia. ¿Qué hacemos frente a esto? Dos cosas, la primera, replantear los equipos directivos y técnicos, y mitigar a través de una planificación eficiente,  aún es tiempo, mañana es tarde. 

Comentarios

bcarvajal ha dicho que…
Podemos imaginarnos muchas cosas producto de las buenas ideas. Pero no nos olvidemos de una cosa. Tratemos de no pensar en lo que podrá ser o en el por qué de las cosas, sino que volteemos la perspectiva del asunto a lo que Es y en él para qué. Centrándonos siempre en el presente, pues es Ahí donde yacen todas las respuestas a las inquietudes que podemos tener como Seres Humanos.
Damir M. Galaz Fernández ha dicho que…
ya, y? "centrándonos siempre en el presente" con esa lógica no existiría ningún proyecto estratégico eficiente, y "sólo en el presente" permite no tener ninguna referencia procesal e histórica. El presente está descrito: la vulnerabilidad. La mitigación siempre hará referencia a la proactividad y no a la reacción. Eso es pensar antes y no después. Si pensamos sólo en el presente, bueno, si construimos una casa en verano, no pongamos techo y y con mucha ventilación.En caso de emergencia, preocupémonos sólo de la frazadas y linternas.
Anónimo ha dicho que…
Primero que todo quisiera felicitarte, haces un hermoso trabajo y para mi ha sido un agrado leerte.

Hace unos meses el destino me llevo a Tocopilla y tuve la oportunidad de conocer gente muy agradable que me invito y enseño sobre la ciudad. De seguro siempre conservaré esos días como algo muy preciado, pero eso es otra cosa y mi deseo no es aburrir con emociones personales.

Sobre el artículo, coincido contigo y es una lástima. Tantas cosas que se hacen para satisfacer necesidades de la gente sin la debida planificación, una mascarada de mentira que oculta la ineficiencia y la escasa voluntad de hacer las cosas bien. Pero me atrevo a decir que quienes toman las decisiones de esta clase poco tienen de voluntad, bondad y respeto y lo siento por aquellos que si la tienen pero son los menos… nada nuevo, no?, y me sigo preguntando de que sirve la historia y la tecnología si no hacemos buen uso de ellas.

Al menos aún hay personas como tú que se toman el tiempo para escribir sobre este tipo de problemas y aunque no vayan a cambiar las cosas (como sabemos que siempre pasa) en el mejor de los casos, puede ser el espacio para ilustrar a la gente sobre las verdaderas problemáticas y ya soñando, a tomar conciencia de cómo deben hacerse y solucionarse los problemas.

Un abrazo.
Damir M. Galaz Fernández ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.