Liceo/muelle Latrille


Alumnos en pleno recreo en la escalera que comunica el modulo I con el "patio" del establecimiento. En periodos de marejadas, la humedad en pisos metálicos es totalmente peligrosa. En la fotografía, podemos apreciar la insólita cercanía con el mar. 
Una vez acaecido el terremoto en noviembre del 2007, los colegios tocopillanos se vieron fuertemente afectados, al menos en el tema estructural. Dicho problema, alteró sustancialmente los edificios escolares, por tal razón, los espacios pedagógicos se convirtieron en lugares inapropiados para realizar clases. Por ejemplo, algunos colegios se tuvieron que trasladar a nuevos espacios, como es el caso de la escuela O’Higgins, la escuela Neruda y la escuela Prat. En otros caso, se tuvo que recurrir a colegio mecanos y  funcionar en conteiner y así, conllevar una serie de problemáticas que convierten a estos colegios  en sitios alto riesgo, ya sea en aspectos educativos y de rendimiento escolar. Lo anterior como resultado  al funcionamiento  en logares impropios  ante la vulnerabilidad sísmica, completa vulnerabilidad ante un tsunami,  como así también aluvional, incendiara, seguridad peatonal,  hacinamiento en las salas y espacios administrativos, contaminación, vulnerabilidad solar, de temperatura con gran oscilación y humedad. En fin, el contexto de la incomodidad y la lentitud en la reacción del Estado para poder normalizar la situación. Los accesos son totalmente deficitarios e insalubres.

Escalera de acceso al liceo, caracterizada por la insalubridad, pestilencia,
basuras e impropiedad para circular.   
Los Antiguos Baños Municipales, se han convertido en el periodo post terremoto en la sede del antiguo liceo local Domingo Latrille. Después de un gran terremoto, paradojalmente, se instaló una comunidad estudiantil en la orilla del mar, a sabiendas de la gran brecha sísmica que sufre el norte. Es decir, la probabilidad del terremoto y posterior tsunami es evidente. Aun así, tenemos a escasos metros de donde se inicia la resaca del mar, a una gran comunidad.
Cabe decir que, el norte posee la vulnerabilidad, pero la peligrosidad la construyen las personas, en cuanto a  la ubicación  de los desplazamientos. En el caso del liceo Latrille, es totalmente penoso las condiciones de estudio de los muchachos.
Desde la perspectiva que nos ofrece estos tres largos años de “situación provisoria” nos preguntamos

¿De qué manera afectó el terremoto al sector educativo de Tocopilla, en cuanto al rendimiento de los alumnos?
¿Cuáles fueron los colegios más afectados?
¿Qué medidas educativas se tomaron post terremoto?
¿Cómo se abordó la emergencia educativa?
¿Qué tipo de riesgo sufren los colegios que se trasladaron a otros lugares?
¿Son aptos los lugares elegidos?
¿Cómo impacta en el terremoto en el rendimiento?
¿Cuáles son las sensaciones y opiniones de los profesores, alumnos, apoderados y autoridades?
¿Cómo han sido los resultados en estos últimos tres años?
¿Cómo ha variado la gestión en estos colegios en base al cambio de necesidades?
¿Cómo se controlan los grupos en un estrés postraumático?
Liceo Latrille, el liceo de los techos, suelos, paredes, sillas,  mesas y camisas
ennegrecidas por el carboncillo. 
¿Cuál es la proyección en el tiempo de esta sensación de “lugar transitorio”?
¿Se altera la identidad de los alumnos respecto a sus establecimientos compartidos con otras escuelas?
¿Cómo fue la experiencia de las escuelas al funcionar en otras escuelas?
¿Qué proyectos existen para subsanar las problemáticas educativas generadas por el terremoto?
¿El tema ha sido tratado con la importancia que merece en los medios de comunicación?
¿Qué relevancia tiene en el proceso de reconstrucción la recuperación de los espacios educativo originales?

Lanchas varadas por efecto de las marejadas,
accidente ocurrido a escasos metros del liceo Latrille. 
Frente a la nueva catástrofe ocurrida en el sur de Chile, ¿Tocopilla ha perdido la prioridad en la reconstrucción?
¿Cuando el liceo Latrille recuperará su local original?



Comentarios