Actos Cívicos escolares, década del 80.


Cuando el país vivía en dictadura, los militares decidieron que todos los domingos los escolares debían rendir algún homenaje en relación  a las efemérides nacional.  

Es ese escenario, los estudiantes, profesores y apoderados debieron asistir forzadamente a desfilar, siendo, en el caso tocopillano, la escuela E-Nº 3 la más requerida para estas ceremonias castrenses.
Para estas ceremonias,  los profesores debían trabajar horas extraordinarias que, ciertamente, no eran remuneradas,  se debía  preparar a los alumnos y planificar  la ceremonia, confeccionando los libretos que en su gran mayoría eran revisados y corregidos según el criterio militar, los profesores debían realizar un cotejo previo de todo lo que se iba a realizar,  los participantes, las danzas que se harían  para que fueran chequeadas por los mandos castrenses.

En esas ocurrencias, se debía asistir a actos cuyos homenajes eran un tanto lejanos con nuestra realidad local, por ejemplo hemos constatado que se realizaban actos en honor al “Dominio Antártico de Chile”, o “El Natalicio de Lord Cochrane”, homenaje al “Día Interamericano de Seguridad en el Transito”,  entre tantos otros.  

Como es de suponer, la asistencia a estos actos era obligatoria, siendo duramente reprendidos los errores y las salidas de libreto. 

 Mirando las crónicas del año 89, nos encontramos que, entre abril y noviembre, la comunidad escolar tocopillana tuvo que asistir a 19 desfiles. Sin considerar que en la época inicial de la dictadura, los desfiles eran casi  todos los domingos.

Comentarios