"La Morocha", El Rigo" y "El Gringo"


La Morocha: Conocido personaje de la vida nocturna Tocopilla, su nombre era Manuel Cataldo. Trabajó durante muchos años en el antiguo barrio rojo de la ciudad, en el llamado “Triangulo de las Bermudas” ubicado en calle Washington, Matta y Freire. Ahí se hizo conocido en el recordado local del “Pelao Oscar”. Luego, trabajó en el Bar Fernanda, y en El Imperio, terminó su vía nocturna en el local de comida al paso de calle Freire “La Pica”. Su personalidad y carisma, quedó inmortalizado en la dramaturgia de Hugo Vidal Zamorano quien, en su obra La Herencia, incorporó al personaje La Morocha, uno de los más alegres y picarescos. Con su muerte, ocurrida en agosto del 2009, se cerró la cortina de la época brillante de la bohemia salitrera local.


“El Rigo”: Rigoberto Torres, fue un reconocido chofer de las micros de los Fuenzalida. Iniciado en la Empresa “Turis Norte” en donde llegó a ser jefe de personal. ¿Quién no fue a la playa en la micro del Rigo? ¿Qué estudiante tocopillano no subió alguna vez para ir al colegio o regresar a casa, muchas veces gratis? En fin, el Rigo quedó grabado en las historietas y anécdotas de los niños que los esperaban cada mañana, como así también los trabajadores de las Pesqueras o faenas que había en el puerto. Por tales razones, fue postulado al Mérito Ciudadano. Los vecinos lloraron su muerte ocurrida en julio del 2009.
Marko Medar: Ciudadano de origen croata, empresario panificador y muy recordado por su generosidad, altruismo y sus obras anónimas de beneficencia; ayudaba a todos. Fue también entrenador de la Selección de Futbol de Tocopilla, siendo muy recordadas sus graciosas formas de dirigir los partidos desde la banca, en donde articulaba un confuso idioma en español; lleno de ambigüedades o doble sentidos para los oyentes. Aficionado a volar con su vehículo, lo cual hizo que se accidentara y falleciera. Su esposa, Fanny Garafulic, instauraría una beca en su nombre, la cual se otorgaba en la Escuela E-3 de Tocopilla.[1]


[1] Entrevista con Fanny Garafulic.

Comentarios