Círculo Artístico Alejandro Flores de Tocopilla




Asomaba la década del ‘60 y en la ciudad disminuían los espacios y las manifestaciones culturales por los efectos de la crisis laboral provocada por la mecanización del embarque del salitre. Los inquietos por el arte no podían desenvolverse en lo que mas les gustaba.

Fue así que, en febrero de 1960, un grupo de amigos dio un paso importante y tomó la decisión de no dar más esperas al actuar de las autoridades: “el arte debía provenir desde los mismos vecinos”, afirmaron.

Pedro Villegas y Carlos Martínez, los dos actores y poetas, se juntaron en la casa de su gran amigo Raúl Vergara Flores. Todos eran vecinos de la calle Tercera Poniente, en la popular Población Prat de Tocopilla.

Los dos primeros convergerían en las ideas artísticas, y el tercero facilitó los espacios físicos y los medios económicos para el desenvolvimiento de dicha idea.

Fue así que se le dio el pie a un grupo atrayente que marcó la pauta cultural del puerto, el Círculo Artístico Alejandro Flores. El nombre era en homenaje a un gran actor nacional.[1]

No hubo tocopillano ni tocopillana que no haya asistido a las memorables veladas preparadas por este grupo. “nosotros llevábamos la cultura a los barrios, nos presentábamos en todas las poblaciones y juntas de vecinos. Nuestras veladas eran con una asistencia masiva…”[2]

Los jóvenes comenzaron a entusiasmarse frente a los lindos espectáculos y gracias el éxito de las presentaciones, muchos querían integrar el conjunto, ser parte de él y “poder demostrar los talentos que no hallaban los espacios”. Por esa razón, el Círculo Artístico Alejandro Flores, llegó a tener 80 socios que participaban activamente: todos querían sobresalir. “Cuando a alguien le gustaba lo que hacía, no había forma de bajarlo, todos querían figurar por sí solos. De pronto eso generaba inconvenientes, y mucho decidieron retirarse, así que algunos de ellos formaron el Círculo Artístico Pedro Sienna, el cual, estaba ubicado unas casas más arriba de las sede del Alejandro Flores”[3]

El grupo comenzaba a ser reconocido en su sector de origen, en la Población Prat. “Éramos la poblaron más activa y artística del puerto[4] nos cuenta su fundador, y desde dicha población comenzarían los extensos itinerarios por las poblaciones tocopillanas, barrios, plazas, los clubes deportivos y Juntas de Vecinos. El Alejandro Flores era la sensación en la década del 60’. No olvidemos que la televisión aún no llegaba a Tocopilla.

De esta forma, los eventos mayores eran presentados en el Estadio O`Higgins, el cual se repletaba, y lo más importante: “el público se iba satisfecho frente a lo proporcionado por el grupo de artistas. En algunos momentos se hizo necesario presentarse en el Estadio Municipal debido a que, en el estadio O’Higgins, no todos podían entrar: el recinto estaba repleto.” Nos contaba Villegas.

Las entradas a estos eventos eras módicas. La recaudación iba a un fondo común, el cual, en una primera instancia, sirvió para comprar los implementos básicos para poder funcionar: luces, tramoyas, amplificación, micrófonos, vestimentas, maquillajes. Luego, las recaudaciones fueron utilizadas para ayudar a los propios integrantes que presentasen dificultades. Pero cabe señalar que este grupo también realizaba presentaciones benéficas para los tocopillanos enfermos, se les compraba remedios y se les ayudaba en el proceso recuperativo a los enfermos. En este sentido, fue importante también la cooperación de Director Honorario, el doctor Mateo Budinic, quien atendía a los enfermos con las medicinas proporcionadas por el grupo.

Según su fundador, Pedro Villegas, revivir este grupo sería muy difícil “porque ahora todo gira en torno al lucro”. Evidentemente han cambiado las costumbres, las mentalidades y el contexto. No fueron pocas las presentaciones gratis, solo por el afán de llevar el arte a las poblaciones y barrios modestos. En ese mismo sentido, recordado es el aporte de la empresa Turisnorte, la de los hermanos Gueny, los que sin costo alguno disponían para el grupo su flota de buses para poder trasladarlos dentro y fuera de la ciudad.

Los espectáculos duraban alrededor de dos horas, a los cuales el público llegaba muy temprano para poder obtener la mejor ubicación. Por ejemplo, en un espectáculo realizado en abril de 1966, el esquema era el siguiente.

“El Conjunto Artístico Alejandro Flores, se presentará en la población Diego Portales en la Calle Sucre nº …
Se presentará:
María Angélica: La Estrellita de la Canción Moderna
Carmen Bustamante; el Perú hecho Canción
Magdalena Martínez: la Simpática Damita del Twist
Sketch: “El Cogotero”
Danito y sus Guitarras Mágicas, Zorba en Griego.
La revelación del 66: Sarita Díaz
Danny, Jorge, Guido y Julio: “Los Vikingos”. El juvenil conjunto colérico de la Nueva Ola impacto del 66.
Los cómicos: “Chicharras”, “Chichito” y “Chiricuto”.
Las guitarras de Descovic, Mercado y Reinoso.
Y la parodia: la pareja feliz a cargo de Leonardo “chicharra” Perucci y Alicia Vergara Quiroga.” [5]


Entre otras obras presentadas,estaban: “Golondrina”, “Allá en el Campo”, “Castigo de una Madre”, “Chuquicamata”, “Madrecita Santa”… Los parlamentos eran adquiridos en el connotado local comercial vinculado a la dramaturgia “Casa Amarilla” en Santiago.

En este conjunto artístico dieron sus primeros pasos musicales el que luego sería el famoso grupo local Los Golpes, ahí se iniciarían los Bustamante y Aracena. Igualmente, destacaría el joven trovador Manuel Antonio López y una pléyade de músicos y cantantes.

Se forjaron presentaciones en la oficina Coya Sur, María Elena y Pedro de Valdivia. Todos estos viajes auspiciados por las salitreras y asistidos con el transporte de Turisnorte. Según la prensa de Tocopilla, “…en la presentación del connotado grupo tocopillano en María Elena hubo una concurrencia de 1500 personas”.[6]

De la misma manera que se iniciaron cantantes, actores y poetas, también se forjarían las historias de amor, siendo el conjunto un espacio en donde se iniciación múltiples romances, de los cuales, la gran mayoría desencadenaron en matrimonios.

Las presentaciones de los humoristas, magos, cantantes y bailarines no cesaba, el público disfrutaba de estos espectáculos preparados con verdadero ahínco y voluntarismo.

Lamentablemente llegará el fatídico año 1973: vino el Golpe y los espectáculos nocturnos y artísticos comenzarían a ser censurados. Se imponía “el toque de queda”, había que permanecer en las casas y los artistas del Alejando Flores, veían desmoronar sus entusiasmos, la censura oficial cercenaba al arte. Por este motivo, Tocopilla comenzaba a atestiguar los primeros impactos por los aciagos momentos políticos del país y el apagón cultural de la dictadura.


--- 

[1] Alejandro Flores Pinaud fue un conocido artista nacional nacido en 1896 y muerto enero de 1962) fue un Actor, poeta, dramaturgo chileno. Escribió varias piezas líricas, con una de las cuales montó en 1919 un espectáculo que presentó en el Teatro Comedia, titulado "El derrumbe", donde no sólo era el creador del guión, sino también había interpretado el papel principal. Dos años después, su obra "Malhaya tu corazón" repitió el éxito de su opera prima. También hizo carrera en Argentina. Entre otras cosas, creó el Museo de la Patria Vieja. Por su trayectoria, en 1946, el gobierno chileno distinguió su carrera con el Premio Nacional de Arte.
[2] Villegas (2009)
[3] Ibídem.
[4] Ibídem.
[5] Afiche publicado en abril de 1966, proporcionado por Villegas (2009)
[6] La Prensa de Tocopilla, 13 diciembre de 1967.

Comentarios

humberto leon ha dicho que…
que pena que este gran actor chileno no sea recordado como su obra artistica lo merece.Me costo mucho encontrar su poema que las radios en sus programaciones romanticas imcluian "Hace ya mucho tiempo que al dolor de la carg
se ha corvado mi espalda y astillado mi hombro........."cuantos otros poemas andaran perdido.Gracias