Entrevista a Damir Galaz en el El Mercurio de Antofagasta


¿Cuéntame del Blog? ¿Qué te motivó realizar este trabajo sobre Tocopilla?
El Blog nace para presentar la historia local en un nuevo formato, y desde allí hacerla accesible a todos, a los ciudadanos de Chile y del exterior. Cada articulo fruto de la investigación del autor. Todo vinculado con mi rol de profesor de historia que utiliza las nuevas formas de comunicación existente en la actualidad. Ademas, en Tocopilla, todos los sitios web ligados a la historia, eran solo mera descripciones y transcripciones sacadas de libros y revistas, con muy poca rigurosidad. Al mismo tiempo, los trabajos historiográficos sobre Tocopilla eran muy reducidos, lo cual, a largo plazo, ha implicado que el tocopillano común tenga un desconocimiento casi total del espacio en el cual habita, sumando también la casi nula enseñanza de la historia local en los colegios, lo cual ha redundado en un desprecio por el patrimonio y los elementos que han configurado nuestra identidad. En ese contexto, en mi regreso a Tocopilla, luego de haber estudiado en Arica, he publicado dos libros sobre historia local, proyectando un tercero. Quiero que el tocopillano y tocopillana, conozca su espacio inmediato, que conozca el lugar por el cual transita todos los días. El desconocimiento ha configurado un desarraigo, que en términos simples degenera en destrucción.

¿Cómo ha sido la recopilación de fuentes, te ha costado mucho?

Al momento de escribir, trato de ser los más riguroso posible, siendo el respaldo de la información algo muy importante. Por tal razón he revisado el valioso archivo de la Gobernación de Tocopilla, en donde también existen documentos municipales, policiales y del Ministerio del Interior, Un trabajo duro cuando el archivo está desordenado y sin clasificaciones. La recopilación de revistas y diarios, también ha sido parte de mi tarea y un elemento también a considerar: la fuente oral. Todo lo anterior ha sustentado mis artículos y libros, expresándolo todo en un lenguaje sencillo y corriente, sin rebuscados tecnicismos. En todos los artículos, trato no solo de describir, sino también plantar interpretaciones, entender el espíritu de las épocas estudiadas, plantear ideas, hipótesis y preguntas. Sin duda que todo ha sido difícil, mucho más cuando no existe un Tocopilla una política de conservación de archivos, de los cuales muchos han ido a parar a la basura. El tema de la investigación ha sido un poco desdeñado por lo oficial.

¿Cómo ves la ciudad, en cuanto su presente y futuro? 

Sin duda que, el terremoto, y el actual proceso de reconstrucción ha traído un pequeño “veranito de San Juan”, hay un pequeño apogeo económico, sustentado por la numerosa población flotante (nacional e internacional) lo que ha implicado que se haya disparado la vida nocturna. El comercio ha salido un poco del letargo característico que mantuvo por años, la escasa cesantía que acontece hoy en el puerto es gracias al proceso de reconstrucción. De todos modos, Tocopilla además de haber sido el epicentro sísmico, hace ya bastantes años era un epicentro del abandono, y aun no se han resuelto los problemas existenciales de Tocopilla. La inversión, (exceptuando el tema de la reconstrucción efímera de hoy) ha sido bastante reducida, por no decir casi nula. Además se nos presenta un alto porcentaje de éxodo juvenil, los cuales, vistas las nulas posibilidades de estudios superiores, deben partir para –casi siempre- no volver. Como resultado histórico y económico, Tocopilla tuvo el mal destino de quedar al centro de tres grandes polos de desarrollo; Iquique, Antofagasta y Calama, y por tales motivos, se ha transformado en una zona aislada. Por ello se explica que, la Zona Franca Industrial en Tocopilla, no haya presentado interesados, porque la inversión ya está concentrada en estos tres grandes hinterland. En primer lugar nuestro puerto debe resolver el tema de la contaminación, no olvidemos que somos Zona Saturada, y recién desde allí, recién podemos aspirar a algo mejor. No podemos hablar de turismo ni de playas, sabiendo que nuestro aire es irrespirable, por el carboncillo y por las pesqueras. Es posible activar el turismo siempre cuando haya un respeto por nuestro patrimonio cultural y natural, y sobretodo humano. En segunda instancia, se debe resolver rápidamente el tema de la capacitación de los jóvenes. La ventaja comparativa de Tocopilla es un poco difícil definirla, especialmente por un tema geofísico. No obstante, el tema de la minería sigue siendo influyente pero a menor escala. Se espera que con la explotación de Mantos de la Luna, haya un mayor flujo económico. Pero aun así, Tocopilla no dejaría ser una ciudad dormitorio, con jefes de hogar ausentes tal como sucedía antes del terremoto

  ¿Considera que ha sido muy dura la naturaleza y la economía con Tocopilla?

Lamentablemente si; Tocopilla sabe mucho de terremotos, maremotos, aluviones y pestes… sumado a que también estamos en una las ciudades mas áridas del mundo, pero todo ha seguido marchando con un grado de desprecio hacia lo pasado; no siempre se considera nuestra historia para tomar algunas medidas, no olvidemos que, ella es nuestra referencia. Sin embargo nuestra vida continua ahí, olvidándose también de grandes tragedias económicas, como la que nos señala el fuerte impacto de la Gran Depresión de 1929, en donde mas del 90% de la población tuvo que recurrir a la Olla Común. Posteriormente, en la década del 60, una decisión sería clave para el deterioro económico definitivo: la instauración del Brazo Mecánico en el puerto. Coloso de hierro que vino a reemplazar los brazos de miles de trabajadores. El progreso mecánico hizo que se instaurara la cesantía estructural tocopillana. Desde ahí se inicio una decadencia brutal. El comercio de hundió, ya no había clientes extranjeros y el habitante perdía su poder adquisitivo. La solución a esta crisis estructural está en una política real del Estado, Tocopilla, además de soportar a la naturaleza, ha tenido que soportar un centralismo regional exacerbado. En donde la capital regional ha absorbido todo. Se debe apuntar a la integración con Bolivia y el noreste argentino. Al menos yo planteo que Tocopilla pueda ser la salida marítima boliviana a través de una concesión, con todo lo que ello implica: mayor flujo económico y financiero, mayor turismo, desarrollo de infraestructura, apertura vial, intercambios culturales, y así se configuraría un polo de integración que simbólicamente puede resultar atractivo. Quizás sean países hermanos que, a través de una intervención del Estado chileno y un plan de mejoramiento económico, pueda levantar a Tocopilla, que por años ha estado de rodillas.

El Mercurio de Antofagasta, 19 de marzo 2009. Periodista Rodrigo Ramos Bañados. 

Comentarios