Los Tocopillanos, las Garumas y Neruda,

En el Canto General de Pablo Neruda, es posible encontrar el poema “La Aves Maltratadas”, el cual habla sobre la relación del hombre tocopillano con la Garuma, siendo el humano el cleptómano de los huevos de esta ave marina.

Sobre la venta de huevos de garumas, se ha confirmado – a través de la oralidad- que la venta fue practicada, como así también la venta de pichones, especialmente a los restaurantes chinos.

Del mismo modo se ha podido constatar, a través de la investigación realizada sobre Tocopilla, que en el periodo 1930-32, vista la vasta pobreza y hambruna que acontecía en el puerto, (producto del impacto local de la gran depresión de 1929) muchas familias realizaban verdaderas expediciones a los cerros tocopillanos en busca de los huevos de garuma. Dichas aves tenían la costumbre se pasar todo el día en la costa y a esa hora de la 7 de la tarde, aproximadamente, el cielo tocopillano era cubierto por una gran mancha sonora de aves que se dirigían a los cerros, siendo miles de miles las garumas que se trasladaban en esa oscura bandada.

En la actualidad, las garumas son muy escasas, quizás por la emigración masiva, provocada por la sobreexplotación de los recursos marinos por parte de las pesqueras y su pesca sobredimensionada, a través del “arrastre”. Y esa escasez, ha hecho que ya no sea visible aquel espectáculo natural.

Sin duda el tema es parte de un hecho peculiar en el devenir histórico del puerto.

ducumentos: E. Owen, Autralia

Comentarios