La Comunicación de la Historia como Derecho Humano




Si bien el concepto de Comunicación apunta a “hacer común”, es decir a ser y hacer parte de la comunidad, la Información, significa dar forma a aspectos del conocimiento. Y como el acceso a la información es un derecho de todo ser humano, también es un derecho y una garantía humana que cada persona  y cada comuna conozca lo que pasó en su ciudad, y es en este punto en donde la enseñanza de la historia local es primordial.
Cada niño, cada mujer y cada hombre deben asumir como derecho la reseña del pasado de su pueblo, pero también debe asumir como deber el cerciorarse por sí solo frente al pasado. La historia es una interacción interminable entre el pasado y el futuro, siendo nuestro referente y nuestra escuela. Es ella quien nos dice como se ha fracasado y como se ha triunfado, como así también nos indica los derroteros.
Por ello se debe rechazar la Omisión explicita de los hechos y procesos esenciales del hombre y la mujer en comunidad. La omisión histórica es nefasta y cómplice de los oscuros intereses, y frente a ello tenemos múltiples ejemplos…
Relevante es también conocer nuestro pasado desde las bases o desde abajo, y no sólo seguir los pasos marcados por historiografía tradicional, que sólo habla de los “grandes hombres” y con una mirada “desde arriba”. También debemos apelar al derrumbamiento de los iconos construidos por esta misma tendencia. Y debemos aprontarnos a la mirada histórica desde el género, desde el obrero, desde el niño, y desde la comuna y sus manchas; la pobreza, la represión, la discriminación, la injusticia…
En este proceso emancipador toma relevancia el rol de la escuela, ya que es allí el lugar en donde debemos construir conocimiento desde la realidad inmediata de los alumnos, construir conocimiento desde lo que el educando conoce.
Del mismo modo es trascendental dentro de la enseñanza de la historia, el tipo de fuente que usemos, o mejor dicho el tipo de libro o manual que utiliza el profesor; es decir no podemos seguir trabajando y basándonos en textos que poseen un sesgo de racismo, elitismo, clasismo y euro-centrismo, como los libros de Encina, Villalobos, Frías Valenzuela, Gonzalo Vial… y tantos otros libros muy requeridos por las editoriales escolares y a la postre utilizados por los profesores. En este contexto, calza precisa la siguiente cita "no se pueden cambiar de la noche a la mañana las actitudes y formas de hacer las cosas de cien maestros. Lo que sí se puede hacer, sin embargo, es cambiar cien libros". Aunque la idea no es tampoco trabajar con un sólo tipo de libro, porque aquello significaría también caer en un sesgo. La idea es trabajar con una diversidad de autores y nociones, tomar los datos y darles una “forma” para así configurar Información útil y significativa, y que este en consonancia con la disposición de los niños y niñas, es decir; una información que considere al niño con su mundo, con su entorno, con su referente empírico, con lo que disponen los muchachos.
Pero ¿qué significa aprender de la historia? Significa tomar conciencia desde un mundo vivido, desde una existencia presencial en un cosmos, en un todo, en donde todo está interrelacionado y conectado, la conciencia emerge para ser pensante y no para ser pensado; el mundo es re elaborable cuando nos damos cuenta que este mundo es verdaderamente nuestro; en este sentido la educación, a través de la historia y las ciencias humana, se torna Liberadora. Lo cual es expresado a través de la Facilitación para la comprensión del presente, ya que no hay nada en el presente que no pueda ser comprendido mejor a través del pasado.
La Historia no tiene la pretensión de ser la "única" disciplina que intenta ayudar a comprender el presente, pero puede afirmase que, con ella, la comprensión del presente cobra mayor riqueza y relevancia.
La Historia y las ciencias humanas ofrecen un marco de referencia para entender los problemas sociales, para situar la importancia de los acontecimientos diarios, para usar críticamente la información, en definitiva, para vivir con la plena conciencia ciudadana, entonces Ayuda a los alumnos en la comprensión de sus propias raíces culturales y de la herencia común.
De todas formas No se puede imponer una cultura estándar ni uniforme en el ámbito planetario a los jóvenes de una sociedad tan diversa culturalmente como la actual. Sin embargo, es bien cierto que compartimos una gran parte de la Cultura Común. Es necesario colocar esta "herencia" en su justo contexto.
Sin embargo debe Contribuir al conocimiento y comprensión de otros países y culturas del mundo de hoy. En definitiva, la Historia ha de ser un instrumento para ayudar a valorar a los "demás" y a los “otros”.
Países como los nuestros, que han vivido aislados por razones históricas y políticas, deben contrarrestar esta situación fomentando la comprensión hacia otras sociedades vecinas. También Pretende desarrollar las facultades mediante un estudio disciplinado, ya que la Historia depende en gran medida de la investigación rigurosa y sistemática.
El conocimiento histórico es una disciplina para la formación de ideas sobre los hechos humanos, lo que permite la formulación de opiniones y análisis sobre las cosas mucho más estrictas y racionales. El proceso que lleva a ello es un excelente ejercicio el cual es mucho más significativo cuando lo aplicamos desde la historia local.

Comentarios