Ir al contenido principal

Entradas

LA FIEBRE AMARILLA EN TOCOPILLA (1912) video

DE GUAYAQUIL A TOCOPILLA: LA FIEBRE AMARILLA DE 1912
Por los muelles de Tocopilla no solo desembarcaban los víveres o pacotillas, sino que también los rumores de pestes y epidemias acontecidas en otros puertos: Iquique, Antofagasta y Mejillones eran los nombres que circulaban en tono de pánico al informarse de numerosos muertos por extraños vómitos negros, manchas en la cara, diversas dolencias y estados febriles. Entre esos rumores y mitos, llegó el verano de 1912.
El 20 de enero de ese año, zarpó desde Guayaquil un vapor de origen británico llamado Cóndor. Cabe indicar que en Guayaquil se vivían los estragos en un “clima terrible, por epidemias como la Fiebre Amarilla y la bubónica…los mosquitos que desgarran al igual que las fieras la carne humana”, indicaba la Revista Zig-Zag Nº 380 en un reportaje especial sobre la situación de la ciudad ecuatoriana. 
Luego adicionaba una advertencia: “El viajero que arriba á estas playas está expuesto á ser víctima de algunos horrores, pues si s…
Entradas recientes

CARABINEROS CONTRABANDISTAS

En la década de 1940 y 1950, fueron diversos los casos de Carabineros involucrados en contrabandos de diversos productos en el puerto de Tocopilla, razón por la cual, muchos de ellos fueron expulsados de la institución. Del mismo modo, si la participación no era directa, se logró verificar en innumerables ocasiones la colaboración de algunos policías con los contrabandistas brindándoles una serie de facilidades. Incluso, hubo casos en que carabineros prestaba sus armas para que algunos traficantes pudieran atemorizar y espantar a los contrabandistas rivales, quienes practicaban las usuales “quitadas” de bolsas. Donde finalmente eran las pistolas las que tomaban la decisión. 
El contrabando, obviamente, tenía como propósito evitar pagar los impuestos cobrados en la Aduana, para ello estaban también coludidos los funcionarios de los vapores, carabineros y contrabandistas. 
Los vapores, una vez recalados en Antofagasta o Iquique, enviaban un mensaje telegráfico a través de la compañía All …

8 DE MARZO

El 8 de marzo de 2020, cientos de tocopillanas marcharon por las calles desde la escultura de El León (sector norte) hasta la Plaza Carlos Condell, lugar donde el municipio había organizado una ceremonia de reconocimiento a mujeres destacadas y un recital de música “romántica”, siendo el plato de fondo el cantante nacional Andrés de León.  Fue así que las mujeres, de modo espontáneo, irrumpieron en la escena y con una serie de consignas, performances y discursos, visibilizaron la causa feminista; es decir, hicieron visible un movimiento político, heterogéneo, multiclase, de variadas edades, un movimiento intercultural, étnicamente diverso, cuestionando también la heteronormatividad, planteando como horizonte la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, eliminar la dominación y violencia de los varones sobre las mujeres​, además de la promoción de una teoría social, económica y política que apuesta por la simetría y el desarrollo.  La acción sorprendió por su carácter inédito, por…

CARGA, TRASLADO Y DESCARGA DEL SALITRE EN TOCOPILLA

El embarque del salitre bajo el sistema Guggenheim siguió siendo prácticamente manual, tal como lo era bajo el sistema Shanks. He ahí una gran paradoja e incongruencia: en la pampa, gran parte de la mano de obra había sido sustituida por las máquinas, eran enormes las dragas que recogían el material calichero. Después de la operación de los detonadores eléctricos con pólvora negra de gran poder, los materiales eran depositados en un convoy eléctrico de rieles móviles, seguidamente venían  los procesos de lixiviación y cristalización, los que fueron de una verdadera vanguardia. Luego, un gran ferrocarril con alta potencia eléctrica transportaba un salitre químicamente perfeccionado desde minas completamente modernizadas que evidenciaban un aumento en la escala productiva; finalmente, la producción llegaba a un muelle en donde esperaban cientos de trabajadores artesanales conocidos como obreros marítimos, entre ellos los “Jornaleros de mar”, quienes desplegaban sus propias fuerzas y di…

EL PRESIDENTE PEDRO AGUIRRE CERDA VISITA TOCOPILLA (1939)

Compartimos una verdadera joya histórica recientemente hallada: la visita a Tocopilla por parte del Presidente Pedro Aguirre Cerda en 1939.  Podrán ver la gran cantidad de personas que salió a las calles para recibir al Presidente con Arcos de Bienvenida y con los respectivos desfiles, como así también con repletas embarcaciones que fueron a recibirlo en la bahía. Después del desfile, el Presidente junto a su comitiva y autoridades locales, instalaron la “Primera piedra” de los Edificios Colectivos de la Caja del Seguro Obrero Obligatorio, inaugurados en 1941, y también lo que sería la construcción del llamado Grupo Escolar, compuesto por la Escuela Superior de Hombres Nº1 y La Escuela Superior de Niñas Nº2, estas dos últimas inauguradas en 1943.

UN PUERTO: TRES NOMBRES

Un puerto con tres nombres: Santa María Magdalena de Cobija (Colonia española, 1587), Puerto Lamar (Bolivia, 1825), Cobija (Chile, 1879).
El naturista William Samuel Waithman Ruschenberger, dijo en 1835: “para los extranjeros es difícil dar con el puerto de Cobija. A unas cinco millas hacia el sur se encuentran con dos piedras blancas y bajas, que son la única señal (...) cuando el perfil de las montañas costeras está casi completamente vestido de neblina o de nubes”. Luego, agrega que cuando se divisa una nave a la distancia, se izaban banderas.

Al describir su arribo, William Samuel Waithman Ruschenberger menciona la existencia de la única calle en el puerto que poseía una distancia de un cuarto de millas, pero que no estaba densamente construida. Destaca la construcción en madera y adobe en las casas de “solo un piso” y muchas de ellas sin patios. Gran parte de las casas eran destinadas a tiendas en donde se exponían productos importados desde Europa.


* La fecha 1901 en la entrada del…

EL TÚNEL

La década de 1980 nos remite a un peligroso camino costero: volcamientos, reventones de neumáticos, problemas mecánicos por lo defectuoso de la vía, muchos choques, autos caídos al mar, deslizamientos de piedras de ladera por gravedad y por pequeños aluviones, además de los cortes del camino por las lluvias y derrumbes. Muchos accidentes que imprimieron la memoria de infaustos recuerdos en familiares por la gran cantidad de fallecidos en este tramo.   La citada década nos señala esos descuidos por parte del Estado en cuanto a no responsabilizarse por una ruta útil, pero en aciagas condiciones. En ese contexto, el Diputado Ramón Pérez Opazo reclamó en la Cámara Baja, indicado que en reiteradas ocasiones se destinaron fondos para la pavimentación de la ruta “pero las autoridades de Antofagasta, en una actitud egoísta y poco visionaria, los han ocupado en otras obras, como la pavimentación de las calles de centros turísticos, lo que mantiene a los tocopillanos en una posición rebelde, que…